en TECNOLOGÍA

¿Estás pensando en adquirir un audífono o implante de conducción ósea? Hay muchas alternativas para escoger y, en ocasiones, elegir el adecuado puede ser un poco abrumador.

Como con cualquier otra decisión médica, el mejor consejo lo obtendrás de tu profesional de la audición. Y para darte una ayuda, aquí tienes siete preguntas que debes hacer a tu médico antes de adquirir un dispositivo de conducción ósea.

 

1. ¿Cómo funciona un dispositivo de conducción ósea?

Bueno, eso depende del dispositivo. Hay algunos tipos diferentes, como los implantes de conducción ósea activa, los dispositivos con anclaje óseo (BAHA, por su sigla en inglés), o los dispositivos sin cirugía. Sin embargo, todos ellos siguen un principio básico: la transferencia de vibraciones sonoras a los huesos del cráneo. La cóclea recoge estas vibraciones y las envía al cerebro.

Pero cada dispositivo transfiere las vibraciones a los huesos de un modo ligeramente diferente, y estas pequeñas diferencias pueden tener una gran repercusión en tu experiencia de audición. Por eso es importante que le preguntes a tu médico cómo funciona cada dispositivo antes de tomar una decisión.

 

2. ¿Necesitaré una cirugía?

Nuevamente, esto depende de tu dispositivo. Hay dispositivos sin cirugía que son ideales si tienes pérdida de audición conductiva, en caso de que no puedas o no quieras someterte a una intervención quirúrgica. Algunos audífonos de conducción ósea sin cirugía requieren que uses una banda para la cabeza especial, la cual mantiene el dispositivo presionado contra la cabeza y envía las vibraciones al hueso a través de la piel. Otros dispositivos sin cirugía, como el ADHEAR, no ejercen presión molesta para ayudarte a escuchar. Simplemente los adhieres detrás de la oreja y hacen vibrar los huesos sin que sientas nada.

Pero si tu pérdida de la audición es más grave, puedes necesitar un implante de conducción ósea. Estos dispositivos se implantan quirúrgicamente debajo de la piel, justo detrás de la oreja. La cirugía es muy simple. Generalmente toma menos de una hora y la mayoría de las personas están recuperadas al siguiente día. La ventaja de los implantes activos como este es que las vibraciones van directamente al hueso. Como las vibraciones no tienen que pasar a través de la piel primero, son mucho más potentes y te dan una mejor audición.

 

3. ¿Voy a tener algo saliendo de la cabeza?

Esta puede parecer una pregunta extraña, pero en el mundo de los audífonos de conducción ósea, ¡es muy posible! Algunos dispositivos, como los BAHA, requieren la implantación quirúrgica de un tornillo en el hueso. El extremo del tornillo, llamado soporte, sobresale a través de la piel. El procesador de audio se encaja en este soporte, y hace vibrar el tornillo para enviar el sonido a la cóclea. Esto es genial para la audición, pero no tanto para la piel. La herida permanente alrededor del soporte requiere limpieza diaria y se puede infectar fácilmente.

Pero, afortunadamente, con la tecnología actual, no necesitas tener nada sobresaliendo de la cabeza. Hay muchos dispositivos disponibles que no requieren un soporte y una herida abierta. Si tu médico te sugiere un dispositivo con soporte, asegúrate de preguntarle por una alternativa de implante con colocación por debajo de la piel, como el BONEBRIDGE. Si tu especialista no ofrece este tipo de implantes, pregúntale por qué. Después de todo, si usas un dispositivo que no deja una herida permanente, tu médico puede dejar de preocuparse por el cuidado de la piel, y concentrarse en ayudarte a oír mejor.

 

4. ¿Cómo sonará mi dispositivo?

Esto es difícil de responder, ya que el mismo dispositivo puede sonar diferente para diferentes personas. No obstante, una ventaja de los dispositivos sin cirugía es que los puedes probar, y verificar cómo suenan antes de comprometerte a una cirugía. De hecho, aun si estás planeando adquirir un implante, puedes preguntarle a tu médico si es posible probar un dispositivo sin cirugía primero. De esa forma, puedes hacerte una idea de si la conducción ósea es la solución adecuada para ti.

 

5. ¿Puedo nadar con un audífono de conducción ósea?

Desafortunadamente, la mayor parte de los dispositivos de conducción ósea no son a prueba de agua, así que no puedes usarlos en la piscina o en la playa.

Sin embargo, hay una excepción: BONEBRIDGE. El implante en sí no es un problema, ya que BONEBRIDGE se implanta completamente y no deja nada sobresaliendo. Tu piel actúa como una barrera impermeable natural. Y el procesador de audio SAMBA, el cual se utiliza por afuera, se puede proteger del agua utilizando WaterWear. Estas cubiertas reutilizables son geniales para nadar y chapotear en el mar, y hacen que el BONEBRIDGE sea el único audífono de conducción ósea a prueba de agua en el mercado.

 

6. ¿Puedo hacerme Resonancias Magnéticas?

Los dispositivos médicos no siempre funcionan con las resonancias. Generalmente contienen metal o imanes que son tironeados por el gran imán de la máquina de resonancia. Afortunadamente, la mayor parte de los audífonos de conducción ósea están diseñados para que te hagas resonancias magnéticas estándar 1.5 Tesla sin dañar tu implante. Pero si vas a adquirir un implante, es buena idea verificar esto con tu médico previamente.

 

7. ¿Otras personas podrán notar que estoy usando un audífono de conducción ósea?

Algunas personas prefieren llevar el dispositivo de audición con orgullo, otros prefieren esconderlo. Verifica con tu médico qué opciones hay disponibles para el dispositivo que elegiste. Muchos dispositivos se pueden ocultar fácilmente con el cabello, para hacerlos casi invisibles a la mayoría de las personas. Otros incluyen diferentes cubiertas y accesorios para que puedas personalizarlos con tu propio estilo, como lo permite SAMBA. Es tu dispositivo y tienes que llevarlo todos los días, así que es importante que te sientas cómodo con él.

 

¿Quieres saber más sobre soluciones de audición con conducción ósea?

Dale una mirada al BONEBRIDGE, el único implante de conducción ósea activa.

Puedes leer más sobre ADHEAR, un revolucionario dispositivo de conducción ósea sin cirugía.

 

Comments

Recommended Posts