en Consejos y trucos, Para Padres

Si eres padre o madre, y quieres ayudar a tu hijo a aprender varios idiomas, esta publicación es para ti.

Aquí te damos algunos consejos prácticos que tú y tu hijo pueden utilizar para aprender un idioma simultáneamente.

Al comenzar: Mantén la consistencia

Como dijimos antes, lo mejor es tener un sistema por el cual los idiomas estén vinculados a una persona, un momento y un lugar específicos. Es decir, en casa se puede hablar un idioma, y en la escuela, otro; o mamá puede hablar una lengua y papá, la otra.

Ambos sistemas funcionan, siempre y cuando te comprometas con tu decisión. Estas son algunas maneras en las que puedes incorporar múltiples idiomas a lo largo de tu día:

Adquiere un conjunto de libros para niños en cada idioma, y lee con tu hijo. Asegúrate de que cada historia diferente esté en un solo idioma, para que el niño no se confunda con la misma historia en dos idiomas.

Así como cada padre puede hablar un idioma diferente, escoge diferentes juguetes o títeres dedicados para cada idioma.

Crea rutinas que cambien de un idioma a otro. Por ejemplo, una noche, papá puede leer una historia para ir a dormir en español, y a la noche siguiente, mamá lee una en inglés. Haz lo mismo con otras actividades como tomar un baño, vestirse o preparar la comida.

También te puede interesar: Construir un castillo de galletitas para desarrollar habilidades del lenguaje

Consejos para dar lo mejor al enseñar

Exponer a tu hijo a una amplia variedad de palabras y conceptos en ambos idiomas es la mejor manera de desarrollar sus habilidades. No obstante, hay formas de exponer a tu hijo al lenguaje que le facilitarán mucho el aprendizaje. Estos consejos le simplificarán las cosas a tu hijo:

Enséñale palabras o información nueva en un ambiente lo más silencioso posible.

Si estás presentando una palabra nueva en un idioma nuevo, hazlo despacio. Dale más tiempo de lo normal para oír y procesar lo que la palabra puede querer decir. Pero no hables de manera artificial o lenta, ni pronuncies exageradamente la palabra: dilas naturalmente, o baja la velocidad con una voz más musical.

Si parece que el niño no entiende la palabra, utiliza las tres R:

Repetir: di las mismas palabras, en el mimo idioma, otra vez

Reexpresar: di la misma idea con palabras diferentes en el mismo idioma

Reafirmar: di las mismas palabras, en el mismo idioma, con más énfasis en las palabras o conceptos clave que está aprendiendo.

Si el niño va a la escuela, pregunta al maestro si puedes recibir las tareas o los materiales de estudio por adelantado. De esta forma, puedes preparar a tu hijo para que aprenda y esté al tanto de las ideas antes de que el maestro las presente en clase.

Cuando hables, utiliza información contextual, y gestos y expresiones faciales naturales para agregar información relevante sobre lo que estás diciendo. Esto puede significar mostrarle al niño objetos o elementos que están relacionados con las palabras que dices, o ejecutar una acción o expresión mientras hablas sobre eso. Relaciónate con el lenguaje nuevo a medida que lo dices, o, si estás enseñando una acción o una expresión, ejecútalas al mismo tiempo. Por ejemplo, ya sea que digas “smile” en inglés, o “sonreír” en español, asegúrate de sonreír en ambas y dirige la atención de tu hijo a tu sonrisa. Así, a través de tu gesto, tu hijo puede comenzar a aprender que las dos palabras están relacionadas.

Esta publicación fue escrita con la ayuda de Joanna Brachmaier, una especialista de rehabilitación de MED-EL.

Subscríbete al blog para estar actualizado sobre las últimas noticias sobre pérdida auditiva e implantes auditivos.

Comments

Recommended Posts