en Consejos y trucos, Para Padres

A lo largo del año, hay muchas ocasiones especiales que se pueden celebrar con torta, como cumpleaños de familiares y amigos. Construir una torta de castillo de galletitas o de hadas con tu hijo, es una excelente actividad para presentar lenguaje nuevo.

Hay varias recetas disponibles que puedes seguir para armar la estructura principal del castillo, generalmente se hace con bizcochuelo o masa. Asegúrate de tener una variedad de dulces, galletas, obleas y otras cosas deliciosas de diferentes colores, formas y tamaños. Una vez que hayas horneado la estructura del castillo, prepara un poco de glaseado y comiencen a decorar con los dulces.

¡Comencemos a construir un castillo de hadas!

1: Averigua lo que tu hijo ya sabe de castillos por los libros, las películas o conversaciones que hayan tenido. Es útil averiguar lo que el niño ya sabe sobre estos temas para construir sobre eso.

2: Presenta la idea de un castillo hecho con torta y dulces con una historia. Por ejemplo: “Érase una vez, un hada a la que le encantaban los dulces. Ella creó un castillo con su magia. Las paredes estaban hechas de oblea, el techo era de barras de chocolate y los pisos estaban hechos de ositos de goma.”

3: Permite al niño que tome el mando en el diseño de la casa con los elementos de comida disponibles en tu hogar. Pregúntale “¿Quieres hacer las pareces con galletas o con bizcochuelo? ¿Dónde quieres que coloque los cheerios?” ¡Estimúlalo para que sea creativo!

4: Estimula la imaginación de tu hijo con comentarios como “¡Fue una gran idea usar obleas para la cerca!”

5: Utiliza pedidos indirectos para estimular la comprensión auditiva. Por ejemplo, “Estoy buscando algo redondo y grande para hacer el estanque del castillo. . . ¿Qué sugieres que usemos? ¡Sí, correcto, una rosquilla es una gran idea!”

6: Estimúlalo a contar. Por ejemplo, “¿Puedes pasarme 10 malvaviscos para decorar esta pared?” A los niños con habilidades de comunicación más desarrolladas, puedes decirles “Necesito muchas gomitas para rellenar el espacio alrededor del castillo.”

7: Conversa sobre las diferencias entre los dulces. Por ejemplo, galletas vs. bizcochos, torta vs. masas, caramelo vs. toffee vs. chocolate. También puedes hablar de las diferentes herramientas que utilizas y las acciones que haces con ellas, por ejemplo, “cortar la barra de chocolate con el cuchillo, separar el algodón de azúcar, aplastar las gomitas con una cuchara”.

8: Ayuda a tu hijo a nombrar cada dulce individualmente, en lugar de llamar “dulce” a todos los tipos diferentes. Repite el nombre específico de cada dulce cada vez que tomas uno. Tu hijo puede no usar los nombres específicos inmediatamente, pero estará escuchando y puede comenzar a decirlos si se le da suficiente exposición.

9: Una vez que terminaron de construir el castillo de galletitas, estimula a tu hijo a explicar a otro miembro de la familia cómo lo construyeron. Recuerda hacer muchas preguntas al familiar, por ejemplo, “¿Qué usaron para construir las paredes?”, y “¿Por qué decidiste decorar el piso así?”.

10: Toma una foto del castillo y colócala en la heladera para compartir la memoria o hablar de ella en el futuro. Incluye la foto en tu libro de experiencias para contarle a tu rehabilitador en la próxima sesión.

11: Asegúrate que la actividad sea divertida e interesante, y síguele la corriente a tu hijo respecto de lo que le interesa. Recuerda, el lenguaje se adquiere, no se enseña.

¡Diviértanse!

¿Quieres construir un castillo de frutas mejor? Hay una gran variedad de ideas creativas con comida en Internet, solo tienes que substituir los ingredientes y aplicar las mismas estrategias, recordando que la clave es hablar.

Subscríbete al blog de MED-EL Latinoamérica para recibir las últimas publicaciones sobre rehabilitación directamente en tu bandeja de entrada todas las semanas.

Comments

Recommended Posts