en Consejos y trucos, Para Adultos

Muchos ejercicios de rehabilitación se enfocan en el desarrollo del lenguaje, el habla y las habilidades de escucha. Estas son habilidades importantes para la comunicación oral, pero hay mucho más para hacer con el sonido y la rehabilitación.

Vincularse con la música o tocar un instrumento suma. Por un lado, ayuda con la construcción de algunas habilidades que se enseñan en rehabilitación: entender el tono, el volumen y las duraciones; y, por otro lado, ayuda a desarrollar otras habilidades. Estas son algunas de las formas en las que la exposición a la música o tocar un instrumento ayudan a los usuarios de implantes cocleares.

LA MÚSICA CONSTRUYE HABILIDADES DE ESCUCHA

La música es sonido puro, y la exposición al sonido ayuda a construir habilidades de escucha. La construcción de habilidades de escucha con música puede hacerse con todo tipo de actividades musicales. Cantar canciones, escuchar música grabada o tocar un instrumento son diferentes maneras de construir habilidades de escucha.

Cuando escuchamos música, le enseñamos a nuestro cerebro a prestar atención e identificar diferentes aspectos de la música: por ejemplo, las palabras que se están cantando, la melodía de una canción, o cómo un instrumento cambia de tono.

La música también construye habilidades de creación de secuencias: como una pieza musical se toca en un orden específico, la repetición nos ayuda a predecir qué sucederá a continuación en una pieza. Y para los niños que están aprendiendo el lenguaje y desarrollando sus habilidades cognitivas, esta creación de secuencias les ayuda a desarrollar conceptos como «antes», «durante» y «después».

LA MÚSICA CONSTRUYE HABILIDADES SOCIALES

Incluso más que eso, la música ayuda a construir habilidades de desarrollo y sociales. Escuchar y hablar de música con otros estimula la comunicación y las habilidades de pensamiento cognitivo.

Participar en grupos musicales como una banda o una orquesta construye habilidades sociales y emocionales: hacer amigos e interactuar con otras personas. Para los niños, tocar juntos en un grupo musical les puede enseñar a compartir, tomar turnos y cooperar con otros. La misma acción de tocar un instrumento o llevar a cabo acciones a lo largo de canciones también hace interactuar diferentes sentidos como la vista, el tacto y el oído, mientras construye las habilidades motoras y la coordinación mano-ojo.

Elegir música para escuchar o un instrumento

Cuando elijas música para escuchar, usa tus preferencias personales.

Los destinatarios de implantes cocleares adultos deberían elegir música que puedan disfrutar. Puede haber canciones o piezas en particular que encuentras más fáciles de escuchar, como las que tienen un ritmo simple o letras que ya conoces. Es buena idea comenzar con estas antes de pasar a piezas musicales más complejas, como las sinfonías.

Si estás ayudando a tu niño a escuchar música, elije las canciones que son para su rango de edad. Y recuerda, la repetición ayuda mucho en el desarrollo de habilidades de escucha y del lenguaje, así que no tengas miedo de cantar o reproducir la misma canción una y otra vez. Lo más importante es que tú y tu hijo disfruten la música que están escuchando, así que ¡mueve tu cuerpo, déjate llevar por el ritmo y la letra, y dale vida a la canción!

Si estás pensando en empezar a tocar un instrumento, la pregunta es cuál.

Cuando elijas qué instrumento quieres tocar, nuevamente la mayor consideración es qué te interesa a ti. ¿Te gusta el sonido de los instrumentos de metal como la trompeta? ¿O prefieres el estilo delicado de un saxofón tocando jazz? ¿Tal vez el rango de armonías del piano?

No hay un instrumento errado para tocar, y los destinatarios de MED-EL tocan todo tipo de instrumentos. Solo elije el que más te interesa a ti, y date tiempo para practicar y aprender. En resumen, comprométete.

Si no tienes una preferencia, el piano o el teclado pueden ser buenos para comenzar. Esto es porque es bastante directo: tocas una tecla y tienes una única nota específica.

Consejos para tocar música

Una vez que has empezado a escuchar o tocar música, ¿cuál es la mejor manera de practicar? Aquí tienes algunos consejos:

Practica todos los días. Cuanto más practiques, más experiencias positivas tendrás.
– Elige música que disfrutes. Otras personas pueden sugerirte música, pero no hay razón para seguir tocando una canción si no te hace feliz.
– Observa a otras personas ejecutando música y escucha música en situaciones que disfrutes. Ve a conciertos, o mira actuaciones online.

Esta publicación fue escrita con la ayuda de Janani Jeyaraman, una especialista de rehabilitación de MED-EL. Subscríbete al blog de MED-EL Latinoamérica para recibir más consejos prácticos sobre música, rehabilitación y más.

Comments

Recommended Posts