en Rehabilitación En Casa

El artículo de Rehabilitación en Casa de hoy es acerca del Test de los seis sonidos de Ling. El Test de Ling es una actividad simple que puedes hacer todas las mañanas para verificar que tu hijo puede oír todos los sonidos del habla con su implante coclear u otro dispositivo de audición.  Te recomendamos que sumes el test de los seis sonidos de Ling a tu rutina matutina para asegurarte de que tu hijo comienza el día listo para escuchar, hablar y aprender con sus implantes auditivos.

¿Cómo hago el test de los seis sonidos de Ling?

Como lo sugiere el nombre, hay seis sonidos en el test de los seis sonidos de Ling. Estos sonidos representan el rango del habla completo, desde las frecuencias bajas hasta las altas.  Si tu hijo puede oír estos sonidos, podrá oír todos los sonidos del habla.

  1. m, de Mmmm (Que rico) / Mamá /
  2. u, de Uuuu (tren) / Uuuuy (se cayó) / Uvas
  3. a, de Aaaaa (Avión) / Acá / Auto
  4. i, de Pi-Pi (Bocina del auto) / iiiii (cierro la puerta) /
  5. sh, de Shhh (Silencio)
  6. s, de ssss (vibora) /Sol

Para llevar a cabo el test, solo tienes que decir los sonidos, uno por vez. Cada sonido debe enunciarse como en una conversación normal, ni muy largo ni muy corto. El orden no importa, mientras que sea aleatorio en cada oportunidad y digas los sonidos con pausas regulares entre ellos. Esto evita que tu hijo adivine qué sonido es el próximo.

Si tu hijo usa dos procesadores de audio, efectúa el test para cada uno por separado, para asegurarte de que funcionan correctamente, y luego, una vez con los dos al mismo tiempo.

Lo que debes identificar es una señal de que tu hijo oyó el sonido. Un niño pequeño puede pestañear, levantar las cejas, girar su cabeza en búsqueda del sonido o detener la actividad. Estas respuestas te indican que ha oído los sonidos.

Un niño mayor o un adulto puede señalar una imagen que representa el sonido o repetir los sonidos, como Penny y Mathew en el video. A medida que tu hijo crece y se familiariza con el test, puedes esperar que imite los sonidos en respuesta. Esto no solo indica que oyó el sonido, sino que también pudo identificarlo y discriminarlo de los demás.

Una vez que demuestra que oye o identifica el sonido, dale algo en respuesta. Puede ser una cosquilla para un bebé, un juguete para un niño o decirle a un adolescente o adulto que oyeron el sonido.

Este Test no debe llevar más de 5 minutos para ser evaluado.

 

¿Dónde debería hacer el test?

El test debe llevarse a cabo:

  • en un ambiente sin ruido.
  • a un volumen de conversación.

Lo que estás probando es si tu hijo puede oír funcionalmente los sonidos, así que es importante no darle otros indicios de los sonidos que estás diciendo. Esto significa que no te vea los labios, ni sienta tu respiración o la vibración de tu cuerpo cuando dices los sonidos.

Puedes lograr esto haciendo que tu hijo mire en otra dirección. Recuerda, si tu hijo está sentado en tu regazo, es posible que pueda sentir las vibraciones del sonido de tu voz. Puedes evitar esto sentándolo en otro lugar o con ayuda de otra persona que diga los sonidos mientras tú lo sostienes.

Idealmente, tu hijo debería oír todos los sonidos de Ling a una distancia de tres metros en un ambiente silencioso. Completar el test a tres metros te proporcionará información sobre si tu hijo puede oír el habla a distancia. Esto es importante porque sabemos que los niños también aprenden el lenguaje y las habilidades sociales oyendo conversaciones alrededor de ellos. Una vez que tu hijo esté familiarizado con el test de los seis sonidos de Ling y pueda detectar o imitar los sonidos (dependiendo de la edad) a un metro de distancia, auméntala hasta tres metros.

El test de los seis sonidos de Ling solo te proporciona información sobre la escucha de tu hijo en situaciones similares en las que hiciste el test. Si quieres verificar la escucha de tu hijo en situaciones diferentes, debes modificar el ambiente.  Puedes hacer esto alejándote de tu hijo o agregando ruido ambiente como la T.V. o el aire acondicionado.

 

¿Cuándo debería hacer el test?

Debes hacer el test de los seis sonidos de Ling cada mañana. Si tu hijo ya está yendo a la escuela, debes hacerlo antes de que salga por la mañana. De esta forma, al mismo tiempo puedes verificar que sus implantes cocleares estén funcionando adecuadamente y que esté listo para aprender.

Es buena idea escribir en un diario los resultados de cada día del test, incluso el ambiente en el que tuvo lugar. Esto te permite monitorear la audición de tu hijo en diferentes entornos de escucha y ver si surgen posibles cambios en la audición. Asegúrate de llevar el diario a cada encuentro con el audiólogo o profesional de Rehabilitación, ya que puede darles una idea de cómo tu hijo está escuchando los sonidos del habla desde la última cita.

 

¿Qué sucede si mi hijo no puede oír los sonidos?

Si tu hijo no responde a uno o más sonidos, significa que puede no estar oyendo un sonido específico en la forma en la que se lo está diciendo. Hay diferentes razones por las que puede no oír alguno de los sonidos. Puede ser que el procesador de audio no esté funcionando correctamente, las baterías pueden estar agotadas, puede haber una infección de oído u otros cambios en la audición.

Cuando esto sucede, puedes intentar decir los sonidos de otra forma, más cerca, más fuerte o más largos. Si modificas la forma de decir los sonidos, toma nota de esto en el diario, ya que es información importante para el audiólogo o profesional de la audición.

Si tu hijo sigue sin oír un sonido después de que modificaste cómo lo estás diciendo, puede ser que tengas que resolver algún problema con el procesador de audio y los accesorios. Asegúrate de que el procesador de audio esté encendido y que tenga las baterías cargadas, que la bobina funcione y esté sobre el implante, y que los micrófonos no estén bloqueados. Si has verificado todo esto y aún tienes inquietudes, lo mejor es contactar a tu audiólogo inmediatamente. Infórmale sobre el test de los seis sonidos de Ling y las respuestas que conseguiste o no conseguiste.

Y si tu hijo sí respondió de manera positiva a todos los sonidos, esto significa que está listo para otro día de audición: ¡a construir la escucha y las habilidades del habla!

 

Referencias
Ling, D. (1976). Speech and the hearing-impaired child: Theory and practice. Washington, DC: Alexander Graham Bell Association for the Deaf.
Ling, D. (1989). Foundations of spoken language for the hearing-impaired child. Washington, DC: Alexander Graham Bell Association for the Deaf.

Esta publicación fue escrita con la ayuda de la especialista en Rehabilitación Donna Sperandio.

¿Quieres conocer más de Rehabilitación en Casa? Mira todos los artículos en nuestra página de inicio.

Comments

Recommended Posts