en HISTORIAS DE USUARIOS

Esteban López ha tenido pérdida de audición desde que era bebé. Durante la escuela usó audífonos y siguió sus sueños hasta la Facultad de Ciencias Veterinarias. Sin embargo, incluso con los audífonos más potentes, tuvo dificultad para escuchar a las personas (¡y a los animales!) claramente en el trabajo. Fue entonces cuando decidió implantarse. Ahora, su trabajo como veterinario es más fácil que nunca, está aprendiendo un nuevo idioma e incluso tiene un mapa especial para escuchar su estetoscopio. Le pedimos que nos contara más sobre su camino a los implantes cocleares y sus planes para el futuro…


 

Mi nombre es Esteban López, tengo 45 años y soy argentino. Me gradué como médico veterinario en el año 2009 y trabajo junto a los animales desde entonces, elegí la carrera porque amo a los animales, ellos fueron mis primeros amigos en la vida por fuera de la familia, con ellos no necesitaba hablar, sólo jugar. Me gusta escuchar música de los años 80 y 90. Soy fanático de bandas como Queen, The Beatles, Roxette, IXNS y cantantes como Freddie Mercury, Aretha Franklin, Phil Collins, y Sting. Una de mis principales actividades para relajarme es ir al gimnasio.

 

¿Puedes contarnos acerca de tu pérdida auditiva? ¿Cuándo perdiste tu audición?

Nací con hipoacusia neurosensorial bilateral, de severa a profunda, de origen congénita viral: Rubeola. En su momento no existía la tecnología para detectar la hipoacusia en los recién nacidos como sí existe en la actualidad, por lo que el diagnóstico llegó tarde, alrededor de los 3 años.

 

¿Cómo te afectó más la pérdida auditiva? ¿Afectó tu trabajo como veterinario?

Bueno, de muchas maneras, padecí del acoso escolar de los compañeros, la indiferencia de los maestros, la desidia de los directores, pero por suerte pude terminar la escuela y luego la secundaria, en ambas fueron ambientes de personas oyentes. Mi primera dificultad como estudiante de Ciencias Veterinarias era con el uso de los estetoscopios comunes, ya que con la pérdida que llevaba, me resultaba imposible percibir los sonidos cardíacos o pulmonares. Luego, ya recibido, encontré uno de casualidad en una casa de artículos médicos, uno electrónico y antiguo, japonés, que por sorpresa funciona bastante bien.

 

¿Hubo un momento o experiencia específica que te hizo decidirte por un implante coclear?

Sí, hubo un momento en el que fui a un evento sobre soluciones auditivas y conocí a muchas personas implantadas; quedé sorprendido de lo bien que escuchaban y llevaban sus vidas con el implante coclear. De vuelta en mi ciudad, fui al consultorio de mi fonoaudióloga, quien ya venía insistiéndome con que debía implantarme, finalmente le di la razón y decidí hacerlo. Ella me recomendó la marca MED-EL, esa misma noche, me senté frente a la computadora y busqué mediante Google todo lo relacionado a la marca. Quedé fascinado con su historia y los avances hechos en la materia. Finalmente decidí implantarme con MED-EL y hoy en día estoy muy contento.

 

¿Cómo fue la cirugía?

Tuve dos cirugías en el año 2018, una en enero y la otra en septiembre. Ambas fueron un éxito, aunque duraron más de lo previsto debido a una posición anómala de la cóclea y a lo pequeño que resultó la ventana redonda. De todas formas, el postoperatorio fue tranquilo, con descanso obligatorio en mi casa por 5 días; a los 21 días de la operación se retiraban los puntos y finalmente a los 30 días ocurría el encendido.

 

¿Qué pasó en tu activación? ¿Cómo te sentiste?

La primera activación fue en el oído derecho y se sintió extraña, tenía la expectativa de salir escuchando luego de encenderlo, pero no fue así, llevó un tiempo. En cambio, en la activación del oído izquierdo fue todo lo contrario, comencé a sentir sonidos y voces, todos iguales por unos días, pero luego fue aclarando y comencé a distinguir las voces de los demás.

 

¿Cuál ha sido el cambio más grande desde la obtención de un implante coclear?

Los cambios más grandes han sido poder escuchar los sonidos con el oído derecho, que estuvo en silencio durante muchos años y hablar por teléfono por primera vez con los implantes tras 21 días de implantarme el oído izquierdo.

 

¿Ha habido algún desafío desde la obtención de un implante? ¿Cómo los superaste?

Sí, hubo un desafío, actualmente estoy en el tercer año del idioma alemán, y hubo un momento que duró un poquito más de un mes, cuando ya estaba operado del izquierdo y sólo escuchaba con el implante derecho, me costó mucho distinguir las fonéticas alemanas como las ä, ö y las ü. Igualmente mis compañeros y mi profesora de alemán colaboraron para que yo entendiera todo e incluso me escribían en el pizarrón las palabras que no entendía. Con los implantes espero poder terminar el curso de alemán y así poder romper mis propios límites.

 

¿Cómo te han ayudado los implantes cocleares en el trabajo?

Los implantes me ayudan muchísimo, sobre todo en los ambientes ruidosos, ya que me permiten discriminar mejor las palabras e incluso hablar modulando mejor mi voz. ahora ya no hablo tan fuerte y nasal como antes, sino más bajo y con mucha más nitidez.

También te puede interesar: Tener éxito en el trabajo con pérdida de la audición

Nos dijo que tiene un mapa especial para su estetoscopio. ¿Puedes contarnos un poco más sobre esto?

Si, con mi Fonoaudióloga hemos creado un mapa para usar exclusivamente con el estetoscopio electrónico. Básicamente es ajustar los electrodos de graves y agudos, ya que los sonidos cardíacos son fundamentalmente graves (los murmullos y soplos) con una porción muy efímera de sonidos agudos (como los cierres valvulares). Para utilizarlo se necesita un ambiente muy tranquilo y silencioso, dado que cualquier ruido ambiental será captado por el diafragma del estetoscopio.

 

¿Cuáles son tus sonidos favoritos?

Mis sonidos favoritos son el Tic-Tac del consultorio de mi fonoaudióloga y disfrutar escuchando la música de los 80’s.

 

Si quieres conocer más Historias de usuarios MED-EL como la de Esteban López, haz clic aquí.

Comments

Recommended Posts