en Consejos y trucos, Para Adultos

Sin lugar a dudas nuestro estilo de vida tiene una influencia clave en nuestra salud. El caso de la salud auditiva no es una excepción. El estilo de vida de los jóvenes hoy en día genera un estrés significativo sobre los órganos que posibilitan la escucha causando patologías del oído en los jóvenes y los obliga a buscar soluciones auditivas a edades tempranas.

Según la Organización Mundial de la Salud, “1100 millones de jóvenes de todo el mundo podrían estar en riesgo de sufrir pérdida de audición debido a prácticas auditivas perjudiciales”. La OMS señala que principalmente esto se debe al uso irresponsable de dispositivos con auriculares y los altos volúmenes en discotecas y bares a los que se someten los jóvenes.

Desgraciadamente, la audición es una facultad que se da por supuesta y solamente hasta que se pierde se echa en falta. La cultura en la que vivimos tiene una fascinación por el ruido que asumimos como normal; sin embargo, los estudios de la OMS y diversos especialistas demuestran que nuestros oídos se encuentran expuestos a la pérdida auditiva si no realizan cambiamos en su modo de vivir.

Si bien hoy en día existe un gran interés por tener una dieta sana y balanceada, poco se piensa en lo que consume el oído. Es muy importante hacer consciente a la juventud de que una exposición prolongada e intensa al ruido puede causarnos la pérdida parcial o total de la audición obligándolos a recurrir a algún aparato auditivo o un implante coclear.

Una persona con déficit de audición tiene problemas para comunicarse, esto representa un gran impedimento para obtener un trabajo y llevar una vida promedio e incluso puede llevar a la depresión a algunas personas (incluir link al artículo sobre la depresión en adultos mayores). En el caso de una persona que podía escuchar y perdió su audición la adaptación social es más difícil pues está acostumbrado a comunicarse verbalmente y debe aprender a hacerlo a través de otras vías mientras encuentra una solución auditiva.

Medidas de prevención

Ante los riesgos a los cuales está expuesta la audición de la juventud, la OMS recomienda las siguientes acciones preventivas:

Reduce el volumen. Cuando escuches música en casa, no la escuches al volumen máximo. Es recomendable escuchar música sin superar el 60% del nivel de volumen.

Invierte en unos buenos audífonos. Los audífonos que cancelan el ruido exterior permiten disfrutar de cualquier tipo de música sin la necesidad de escucharla a volúmenes altos ya que no compiten con ruidos externos.

Limita el tiempo de uso de tus aparatos de audio personales. Es importante transformar la costumbre de estar todo el día conectado al dispositivo de audio personal. Los órganos necesitan un descanso y una exposición continua termina por dañarlos. Puedes comenzar poco a poco a disminuir su uso hasta llegar a usarlos menos de una hora al día (tal y cómo lo recomienda la OMS).

Cuando vayas a discotecas o bares, lleva unos tapones. Puede parecer raro, pero la mayoría de los establecimientos operan con decibeles superiores al rango saludable para el oído humano. Cuando vayas a disfrutar de algún concierto, vayas a bailar o simplemente a tomar una copa, procura llevar entre tus cosas un par de tapones para los oídos para disminuir el daño a tus oídos. Puedes utilizar tu Smartphone para detectar a través de una app si los niveles a los que te estás exponiendo son peligrosos.

Soluciones a la hipoacusia.

Busca ayuda de un profesional si comienzas a experimentar dificultades para escuchar. Si detectas que no escuchas sonidos agudos como el timbre, el teléfono o el despertador, tienes dificultades para comprender lo que te dicen por teléfono o en conversaciones en ambientes ruidosos, es posible que tengas un déficit auditivo.

Aunque la prevención es la principal y mejor manera de preservar la salud, hoy en día existen numerosas soluciones auditivas que te permitirán restablecer tu audición. En MED EL contamos con una extensa gama de soluciones para combatir la hipoacusia para los diferentes tipos y grados de hipoacusia. Consulta a tu médico de confianza para que te recomiende la solución que mejor se adapta a tus necesidades.

 ¡SUBSCRÍBETE al blog de MED-EL para recibir información sobre hipoacusia todas las semanas, directamente en tu bandeja de entrada!

 

Comments

Recommended Posts