en Consejos y trucos, Para Adultos

¿Alguna vez escuchó a alguien decir algo similar a “hubo una falla en la comunicación”? La comunicación implica un intercambio exitoso de información entre dos o más individuos. Una falla en la comunicación puede conducir a la frustración, a pesar de que muchas veces simplemente se debe a los diferentes tipos de comunicación y de escucha.

Si eres un usuario de implante auditivo, experimentar la falta de comunicación puede reducir tu motivación para relacionarte con los demás. La comunicación puede ser una de las razones más importantes por las que elegirías tener un implante auditivo. Las siguientes ideas pueden ayudarte a reconocer porqué falló una interacción y ayudarte a manejar esas fallas ocasionales.

 

Estilo de la comunicación

El estilo de comunicación de las personas generalmente es un reflejo de su personalidad. Si se trata de una persona segura y extrovertida, esto puede resultar en interacciones en la comunicación más ruidosas y entusiastas. Una persona cauta o nerviosa puede ser que utilice una voz más baja y una comunicación más suave. Reconocer las personalidades de las personas con las que te estás relacionando puede ayudarte a manejar tus interacciones con ellas. Por ejemplo, si sabes que vas a hablar con alguien que tiene una voz baja, necesitarás elegir un ambiente con menos sonido ambiental de manera que puedas oírlo con más facilidad. Además, una ubicación con menos distracciones visuales te asegurará poder prestarle completa atención a esa persona para que el diálogo sea más fácil.

Estilos de conversación

En primer lugar, identifica el estilo de comunicación que estás utilizando. Puedes obtener ayuda de tu especialista en rehabilitación auditiva, amigos y miembros de tu familia si no estás seguro. Hay tres estilos de conversación que tendemos a utilizar: pasivo, enérgico y seguro1.

  • A los conversadores pasivos les gusta evitar las interacciones porque sienten que no pueden mantener la conversación y eligen evitar estas fallas en la comunicación evitando las discusiones. Si no pueden evitar la discusión físicamente, permanecen pasivos a lo largo de toda la conversación y aportan muy poco. Las personas con escucha temprana (aquellos que han recibido recientemente un implante auditivo), pueden ser conversadores pasivos mientras aprenden a seguir los mensajes orales y les toma más tiempo procesar las preguntas. Elije interlocutores que apoyen tus nuevos esfuerzos por oír y te den el tiempo para procesar las preguntas, instrucciones e historias detalladas para construir tu seguridad.
  • A los conversadores enérgicos les gusta dominar las conversaciones de manera que puedan controlar la forma en la que se intercambia la información. Los interlocutores pueden sentir que están compensando excesivamente para evitar las faltas de comunicación y pueden sentir que son agresivos cuando están conversando. Muchas personas con implantes auditivos se descubren utilizando esta forma de comunicación. A menudo, esto es porque pueden preocuparse por no oír o comprender una pregunta o historia que se comparte. Puede ser que sientan más fácil controlar una conversación que el hecho de que sus interlocutores piensen que han ignorado una pregunta o se han perdido un punto importante de su historia. Si te estás comunicando con alguien que utiliza este estilo de comunicación, detecta porqué puede ser que estén dominando la conversación y apóyalo eligiendo un ambiente de escucha más silencioso. Tener una conversación uno a uno también puede ayudar a esa persona a sentir que puede concentrarse en los mensajes orales y permitirle más tener una comunicación en ambos sentidos.
  • A los conversadores seguros les gusta involucrarse completamente en las conversaciones, entonces utilizan una variedad de estrategias positivas y proactivas para superar las faltas de comunicación. La rehabilitación auditiva debiera proveer estrategias para ayudarte a avanzar hacia ser un conversador seguro con los miembros de la familia y de la comunidad más amplia.

Estilos de escucha

Los estilos de escucha en su mayoría dependen de la razón para escuchar a un grupo o persona particular. Los tres tipos de estilo de escucha son los siguientes: orientada al contenido, orientada a la persona y orientada a la acción2,3.

  • La escucha orientada al contenido se centra en escuchar el contenido de la conversación, el ‘qué’ o el ‘porqué’ de la conversación. La mayoría de las interacciones serán discusiones generales que con frecuencia cambian de tema y de interlocutores. Puede resultar difícil seguir estos cambios de tema en ambientes ruidosos y con más de un interlocutor. Si eres una persona con escucha temprana, puede ser que te ayude tener un compañero o un amigo que se de cuenta cuando te pierdas una pregunta clave o un cambio de tema y pueda ayudarte rápidamente a ponerte al tanto repitiéndote algunos detalles o la pregunta si es que hubo alguna.
  • La escucha orientada a la persona se centra en escuchar a las personas con el fin de conocerlas mejor. Ej.: el ‘quien’ de la conversación. Frecuentemente utilizamos este estilo de escucha cuando conocemos a alguien. Puede ser que te guste utilizar un conjunto de preguntas para saber más de alguien, como descubrir si tienen hijos, dónde viven y de qué trabajan. Realizar preguntas en este sentido puede ayudarte a prestar atención a las respuestas, dado que tendrás una idea del tipo de información que van a proveer.
  • La escucha orientada a la acción se centra en escuchar un plan de acción que será acordado en la conversación. Ej. El ‘cómo’ de la conversación. Si te estás involucrando en este tipo de comunicación, puede ayudarte solicitar a los interlocutores que enumeren las decisiones que se toman o provean un registro de la conversación. Por ejemplo, si están planeando un picnic, solicita una lista de aquello que debes llevar.

También te puede interesar: ¿Qué debes saber el día de la Activación de tu Implante Coclear?

Comprender tu propio estilo de comunicación y qué tipo de escucha es necesario en cada interacción puede ayudarte a elegir las estrategias adecuadas para utilizar en caso de que haya una falla en la comunicación.

Si no has comenzado a practicar la comunicación en tu rehabilitación auditiva, te animamos a que converses las estrategias que puedes utilizar como parte de tu programa.

 

Referencias:
1. Tye-Murray, N., & Witt, S. (1996). Conversational moves and conversational styles of adults cochlear implant users. Journal of the Academy of Rehabilitative
2. Audiology, 29, 11–25.Barker, L.L. (1971). Listening Behavior. Englewood Cliffs, New Jersey: Prentice Hall
3. Watson, K.W. and Barker, L.L. (1995). Listening Styles Profile. Amsterdam: Pfeiffer & Company

Comments

Recommended Posts