en HISTORIAS DE USUARIOS

“Esa sensación de escuchar por primera vez nosotros lo sentimos como si también hubiésemos escuchado por primera vez”.

Los papás de María se emocionan al recordar ese momento. Alegre, traviesa y amante de las actividades al aire libre, a esta niña mexicana de 5 años nada la detuvo.

Desde muy chiquita María asistió a la guardería. Sin saberlo y ante la imposibilidad de poder escuchar, desarrolló una habilidad que una vez conocido el diagnóstico real, sus compañeritas y maestras se mostraron sorprendidas: había generado una lectura de labios impresionante.

Hoy, María disfruta de una llena de sonidos gracias a su implante coclear. Disfruta de andar en patines, jugar por el parque y bailar. Conócela.

Comments

Recommended Posts