In TECNOLOGÍA

Los implantes cocleares han recorrido un largo camino desde que fueron lanzados en la década de los setenta. Algunos de los avances más destacados de los últimos años estuvieron relacionados con la manera en que el procesador de audio procesa el sonido: tecnologías como la reducción del ruido del viento, por ejemplo.

Esa terminología suena genial, ¿o no? “Reducción del ruido”. Pero ¿qué es el ruido? y ¿cómo lo reduce?

Pero antes de que incluso podamos comenzar a hablar sobre cómo funcionan las tecnologías que reducen el ruido, tenemos que dar un paso hacia atrás. Tenemos que definir qué significa “ruido”, y ni hablar la pregunta más amplia sobre qué es el “sonido”.

¿Qué es el sonido?

El sonido comienza como vibraciones: ondas en el aire que vibran hacia atrás y hacia adelante. Pero el sonido no es lo mismo que la audición. Recién cuando estas vibraciones llegan a tu oído se convierten en señales electrónicas que tu cerebro entiende como el sentido auditivo.

Aquí, un breve video que ofrece más detalles:

El viento, por ejemplo, no tiene un sonido inherente. Recién cuando el viento golpea un objeto físico y lo hace vibrar somos capaces de escucharlo.

¿Qué es el ruido?

Todos los sonidos son similares en este sentido: son solo vibraciones. No hay una diferencia física entre un ruido y un sonido agradable.

Lo que es diferente es cómo tú, como oyente, respondes a estos sonidos. El ruido es simplemente cualquier sonido que no quieres oír.

Continuemos con el ejemplo del viento. Si es una tarde cálida de verano, te encuentras caminando por un bosque y oyes el viento soplando entre los árboles, ¿es eso ruido? ¿O disfrutas de escucharlo? ¿Qué es lo que hace a ese viento diferente al viento que te impide comprender de manera clara a la persona con la que estás conversando? Ambos son solo vibraciones de sonido.

Lo que los hace diferentes es que quieres oír uno de esos vientos y no al otro.

Los profesionales de la audición llaman a esto la voluntad del oyente, lo que básicamente significa que un mismo sonido puede ser ambos “ruido” y “no ruido” según cuánto quieras oírlo.

 

Diferenciar el ruido y el no ruido

Tu cerebro es un órgano maravilloso que puede diferenciar entre el ruido y el no ruido — y puede enfocarse automáticamente en los sonidos que quieres oír. Esto es debido a la voluntad del oyente. Si estás atento a la voz de cierta persona en una situación ruidosa, tu cerebro se concentra en su voz y puede reducir los ruidos de fondo.

Imagina que estás sentado viendo TV, cuando alguien aparece y comienza a hablarte. ¿Cuál de esos sonidos —la TV o su voz— es ruido? Depende de cuál es el que quieres oír. Si prefirieras tener una conversación con esta persona, la TV sería el ruido. Si estás concentrado en el programa, podría ser su voz el ruido. Pero ambas están creando vibraciones de sonido; tu cerebro puede determinar cuáles vibraciones quieres oír y cuáles no.

 

Reducir el ruido

Entonces, ¿qué tiene que ver todo esto con las tecnologías como la reducción del ruido del viento? Las tecnologías de procesamiento de sonidos están diseñadas para imitar cómo trabaja tu cerebro: para reconocer qué sonidos quieres oír y cuáles no.

 

Comments

Recent Posts