en Consejos y trucos, Para Padres

¡Ya sea para el desayuno, el almuerzo o la cena, la ensalada de frutas es un refrigerio delicioso para muchos! Puedes aprovechar el momento de preparar la ensalada de frutas como una actividad útil para enseñarle palabras nuevas a tu hijo. Hacer esta actividad juntos, ayuda a tu hijo a construir habilidades del lenguaje y a entrenar su capacidad motriz al mismo tiempo.

Antes de empezar a hacer la ensalada de frutas, lleva a tu hijo a comprar los ingredientes que usarán. Aprovecha todas las oportunidades para ayudar a tu hijo a familiarizarse con vocabulario nuevo. Asegúrate que el lugar al que van a comprar las frutas tenga el mínimo ruido ambiente. Los mercados pequeños o las tiendas de comestibles pueden ser mejores ambientes de escucha que los supermercados, ya que son más silenciosos, hay menos gente, estrés y música de fondo.

HAGAN UN PLAN PARA EL PASEO DE COMPRAS

Esta preparación anticipada ayudará a tu hijo a aprender el lenguaje más rápido; cuanto más se involucre con el vocabulario, más rápido comenzará a decir las palabras.

  • Antes de ir de compras, habla con tu hijo sobre los planes. Dile que quieres hacer un poco de ensalada de frutas. Observa si sabe lo que es y qué ingredientes se usan generalmente.
  • Busca fotos de ensaladas de frutas para mostrarle y señala las diferentes frutas que usa la gente. Si ya tienes algunas de las frutas que usarán, muéstraselas a tu hijo. Pregúntale qué más pueden necesitar comprar, o qué le gustaría comer.
  • Recorta imágenes de revistas y fabrica una lista visual con tu hijo.

COMPRA LOS INGREDIENTES

Cuanto más hables de las frutas, digas los nombres y menciones descripciones, más rápido tu hijo hará la correspondencia entre el nombre y la fruta.

  • Averigua qué fruta logra identificar tu hijo preguntándole por la fruta, pero asegúrate de no señalarla ni hacer gestos. Di: Estoy buscando las manzanas y haz una pausa mientras el niño busca las manzanas.
  • Si no las señala, levántalas o dirige la mirada hacia ellas; puede ser que no haya aprendido a relacionar el nombre con la fruta, es hora de enseñarle. Levanta una manzana y habla sobre el nombre, el color, la forma, el aroma y la textura.
  • Si tu hijo ya logra relacionar la palabra «manzana» con el objeto, todavía puedes enseñarle vocabulario nuevo hablando sobre el color, la textura, el aroma y el sabor de la manzana. También podrías preguntarle con qué le gustaría comer la manzana, por ejemplo, «¿Te gustaría comer la manzana con cereales en el desayuno o con helado para el postre?».
  • Repite estos pasos con todas las frutas que van a usar para la ensalada.

Una vez que regresen a casa con las compras y tengan todas las frutas que necesitan, pregúntale a tu hijo qué utensilios necesitarán para preparar la ensalada. Esto incluirá un cuchillo, una tabla para picar y bowls. Pídele a tu hijo que busque estas cosas en la cocina, o que identifique el objeto antes de ir a buscarlos tú. Esta estrategia, de utilizar la escucha primero, te ayuda a determinar qué palabras conoce el niño y cuáles está aprendiendo.

CORTEN LA ENSALADA DE FRUTAS

Ahora que tienen todos los utensilios y los ingredientes, ¡están listos para hacer la ensalada de frutas! Haga de la preparación una conversación en la que tú y tu hijo hablan sin interrumpirse. Esto ayuda al niño a aprender a tomar turnos en una conversación, al tiempo que aprende palabras nuevas.

  • Corta la fruta en diferentes tamaños y formas, y habla sobre esto con el niño. «Voy a cortar esta en forma de triángulo. ¿Qué otras cosas tienen forma de triángulo?» o «¿Qué forma es esta?», y espera a que diga el nombre de la forma, o enséñale estas palabras nuevas.
  • Pregúntale al niño en qué orden quiere que corten las frutas. «¿Qué fruta te gustaría cortar primero?» Puedes comprobar si recuerda las palabras nuevas que aprendió en el paseo de compras.
  • Pregúntale si tiene alguna fruta favorita, o por qué le gusta una más que otra. También puedes preguntarle qué tipo de fruta le gusta a sus familiares y amigos. «¿A tu hermanita también le gustan las frutillas o ella prefiere las bananas?»
  • Observen las frutas con detenimiento y hablen sobre las cáscaras, las semillas y la textura.
  • ¡Finalmente es hora de comer! Pregúntale al niño cómo van a comer la ensalada de frutas. «¿Vas a agregarle yogur?» « ¿Vas a comer adentro o afuera?» « ¿Es para el postre o para comer por la tarde?»

¡Como sea que les guste comer su ensalada, esperamos que tú y tu hijo la disfruten!

¿Te gustó esta idea de rehabilitación para enseñarle palabras nuevas a tu hijo? Subscríbete al blog de MED-EL Latinoamérica para obtener las últimas historias de invitados y los consejos de rehabilitación directamente en tu bandeja de entrada.

Comments

Recommended Posts