In Consejos y trucos, Para Padres

Las risas nos unen, pero no entender una broma puede hacernos sentir aislados.

El humor contribuye positivamente en las interacciones sociales, construcción de relaciones y en nuestra habilidad para comunicar nuestras ideas, sentimientos y creencias. Utilizamos el humor para ayudarnos a comprender nuestro propio mundo, probar nuevas ideas y pensar de formas nuevas y diferentes.

El humor requiere el uso de habilidades cognitivas, sociales y emocionales incluida la Teoría de la Mente para comprender el punto de vista de otras personas. Pero muchos niños con pérdida auditiva tienen retrasos en el desarrollo de su comprensión y el uso del humor.

En este artículo, echaremos un vistazo a las típicas etapas del desarrollo del humor, así como a algunas ideas “locas” que pueden hacerlos reír a tu hijo/a y a ti juntos en poco tiempo.

¿Qué queremos decir con Humor?

  • El humor gira en torno al reconocimiento de que algo es inesperado, incorrecto o ridículo (por ej. Encontrar un caballo de juguete en la nevera).
  • Para reconocer y apreciar el humor inesperado, los niños tienen primero que comprender qué es normal (por ej. Un caballo de juguete no puede estar en una nevera).
  • El humor es lúdico

Primera Etapa: Utilizar objetos de una manera inesperada

Una manera sencilla de ayudar a tu hijo/a a comprender el humor es usando objetos de una manera inesperada que proporcione entretenimiento.

Por ejemplo:

  • Un plátano que se utiliza como móvil
  • Una toalla que se utiliza como un sombrero
  • Una caja que se utiliza como un zapato

Ideas para actividades:

  • Utilice objetos cotidianos de una manera diferente y absurda, y muestre a su hijo/a que piensa que es divertido sonriendo y riendo.
  • Sonríe y ríete cuando tu hijo/a te copie o utiliza un objeto diferente de una manera divertida.
  • Agrega lenguaje para explicar por qué es divertido (por ej. Oh esto es divertido… has puesto una caja en tu zapato. No podemos usar una caja como zapato. No podemos andar con una caja en nuestro pie).
  • Utiliza una entonación exagerada cuando hables para llamar la atención de tu hijo/a en determinadas palabras y señala la emoción positiva en tu voz.

 

Segunda Etapa: Dar un nombre erróneo a objetos y acciones

En la segunda etapa, damos un nombre erróneo a los objetos y acciones para divertirnos y hacer reír a los demás.

Por ejemplo:

  • Un niño que conoce la palabra ojos señala en su lugar a sus oídos cuando se le pregunta “¿Dónde están tus ojos?”
  • “Aquí está mi sombrero…” con sonrisa de oreja a oreja mientras se sujeta un zapato.
  • Un niño que se conoce una canción canta deliberadamente la letra equivocada (por ej, Trilla, Trilla, Estrellita)

Ideas para actividades:

Asegúrate que tu hijo/a conoce la palabra “correcta” antes de empezar a enseñarle ejemplos de esta etapa del humor.

  • Háblale a tu niño/a acerca de un objeto o una acción que le vas a mostrar. (por ej. “Mira dentro de esa caja. Es un libro”. O “Mírame, mírame… voy a saltar”)
  • Después, muestra el objeto o realiza una acción que no sea coherente con las palabras y muestra a tu hijo/a que te diviertes jugando al “truco” riéndote y sonriendo. (“jajaja, he dicho libro… en lugar de coche.” O “ronquido, ronquido… jajaja, he dicho que iba a saltar en lugar de quedarme dormido”)
  • Sonríe y ríe cuando tu hijo/a te copie o piense en, o realice, un “truco” diferente.

Este tipo de “payasadas” es una etapa importante en el desarrollo del humor pero querrás establecer algunos límites y explicar cuándo has tenido suficiente. Utilizar demasiado esta etapa puede limitar el aprendizaje del lenguaje y el desarrollo personal.

 

Tercera Etapa: Cambiar las características de los objetos, animales o personas

En la tercera etapa, cambia las características de los objetos, animales o personas para crear algo imposible o ridículo.

Por ejemplo:

  • Un caballo dice “muuu”
  • Los cerdos pueden volar
  • Un hombre tiene 4 piernas

Ideas para actividades:

  • Recorta imágenes de animales (aquí tienes algunas que puedes imprimir en casa) y corta las cabezas de los cuerpos. Juega a mezclar las cabezas de los animales de los cuerpos y encuentra la más divertida. Intenta inventar un nombre divertido para el nuevo animal. (por ej. La cabeza de un ratón en un cuerpo de oveja = raveja)
  • Juega a “Verdad” o “Falso”. Puedes componer frases y después decide si la frase es verdadera o falsa. (ej. “Papá tiene 2 ojos” o “Un ratón puede levantar un elefante.”) Este juego puede ser una manera divertida de aprender sobre nuestro mundo también. Tenga a mano un teléfono con internet para verificar las respuestas.
  • Busque este tipo de humor en los libros infantiles y señáleselo a su hijo/a. Muestre diversión sonriendo y riendo, y explicando por qué piensa que es divertido. (ej. “Esto es tan divertido… Un pato conduciendo un camión…. Los patos no pueden conducir camiones”)

 

Cuarta Etapa: Hacer bromas con el lenguaje y las acciones

En la cuarta etapa, el lenguaje y las acciones se usan para gastar bromas. Puede que se requieran habilidades de comunicación fonológica y una comprensión de palabras con múltiples significados. Con las bromas más complejas, se necesitan las habilidades de la Teoría de la Mente para predecir las ideas, sentimientos y creencias de otras personas.

Por ejemplo:

  • Pedrito, ¿Qué planeta va después de Marte?…. Miércoles.
  • ¿Cuál es la planta que camina?… La planta de los pies.

Ideas para actividades:

  • Amplía el vocabulario de tu niño introduciendo palabras que suenen igual pero que tengan otro significado. (ej. Bello y vello).
  • Juega usando palabras con múltiples significados. Piensa en tantas frases como significados puedas ilustrar en una palabra. (ej. Ella golpeó la bola con el bate. Mi madre bate los huevos para hacer tortilla. El canario bate sus alas cuando se pone nervioso)
  • Utiliza palabras de estado mental (ej. Piensa, siente, recuerda, pregunta, enfadado, entusiasmado) cuando hables y compartas libros con tu hijo/a. Tómate el tiempo para explicar qué están pensando y sintiendo otras personas, y describe cómo sabes esto.
  • Esté preparado para explicar por qué las bromas son divertidas. Podría ser por los sonidos en las palabras o los múltiples significados de una palabra o la necesidad de comprender qué está pensando o sintiendo una persona.

¿Busca más formas de ayudar a su hijo a mejorar sus habilidades de comunicación? Echa un vistazo a nuestra serie Rehabilitación En Casa.

Comments

Recommended Posts