en Consejos y trucos, Para Adultos

Juntarse con la familia y los amigos, en vacaciones, fiestas o solo por placer, puede ser divertido, pero muchas personas juntas pueden dificultar la escucha para alguien con pérdida de la audición. Si quieres oír mejor en estas situaciones, aquí tienes consejos simples que puedes aplicar.

Habla sobre tu pérdida de audición

La mejor forma de oír mejor es comenzar hablando de tu pérdida auditiva.

A los nuevos amigos u otras personas que tal vez no sepan que tienes hipoacusia, solo déjales saber y diles que usas un implante auditivo. Incluso si ya saben que tienes pérdida auditiva, un recordatorio no viene mal; en ocasiones, las personas no se dan cuenta si una situación es particularmente desafiante. Así que, si tienes dificultad para oír, solo dilo.

Dales consejos de comunicación

En algunas situaciones, puedes estar tentado de mantener la distancia o tomarte un descanso de una habitación muy concurrida e ir a un lugar más tranquilo. Aunque esto puede funcionar como una solución a corto plazo, no es la forma ideal de lidiar con el hecho que es difícil oír en ciertas situaciones.

Estas son algunas cosas simples que puedes pedir que hagan por ti:

  • Que se acerquen y hablen en dirección a tu oído implantado o, si tienes implantes bilaterales, en dirección a tu mejor oído.
  • Pídeles que no griten, pero que hablen con una voz clara y normal. Algunas personas que no tienen pérdida auditiva asumen que si hablan más alto se les entenderá mejor, así que la única forma de cambiar eso, es dejarles saber que no funciona así.
  • Si no oíste una palabra o una oración, no tengas miedo de pedirles que repitan lo que dijeron.
  • Pídeles que te miren a la cara cuando hablen, porque de esa forma podrás captar la comunicación no verbal.
  • Si estás en un grupo, siéntate o párate donde puedas ver las caras de todos. Si es necesario, pídeles que tomen turnos para hablar para que puedas seguir la conversación y no tengas que escuchar a algunos hablando encima de los otros.

Crea un buen ambiente de escucha

Tu ambiente también tiene un gran impacto en qué tan bien puedes oír. Por ejemplo, tener muchos ruidos en el ambiente puede dificultarle la escucha a cualquiera, aunque no tengan pérdida de la audición.

Si estás en un lugar ruidoso, un lugar donde hay un televisor o una radio encendida, pasa a otro cuarto, en lo posible. O si quedó encendida, pero nadie está mirando o escuchando, solo apágala.

Si está muy oscuro y no puedes ver sus rostros, pídeles moverse a un lugar más iluminado.

Si hay demasiado ruido alrededor como para tener una conversación con una persona, muévete a un rincón o a otro cuarto donde no haya tanto ruido.

Si la conversación es interrumpida por un sonido fuerte que sabes que va a pasar rápido, como un camión que pasa, solo toma un pequeño descanso y espera que acabe.

Utiliza un dispositivo de asistencia auditiva, como un collar de inducción con micrófono remoto. De esa forma, puedes colocar el micrófono cerca de quien esté hablando y puedes oírlo, aunque estés del otro lado de la habitación.

La sensación de no poder oír puede ser una fuente de ansiedad, así que intenta no estresarte por eso. Con estos simples pasos, puedes estar seguro que estás trabajando para oír mejor, sin importar la situación.

Esta publicación fue escrita con la ayuda de Diana Zegg, especialista en rehabilitación de MED-EL.

Subscríbete al blog de MED-EL Latinoamérica para recibir más consejos prácticos para oír mejor.

¿Tienes algún truco especial que utilizas para oír mejor cuando estás en una reunión? ¡Háznoslo saber en un comentario!

Comments

Recommended Posts